Apple y la tecnología invisible

Mis primeros días como Retroswitcher
5 agosto, 2016
En el TOP10 de los influencers de CMOs de habla Hispana
8 octubre, 2017

Ayer fue el evento especial de presentación de producto de Apple que venía marcado por dos grandes hitos en la historia de la empresa.

En primer lugar se inauguraba el Apple Park, la nueva sede de Apple con forma de platillo volante, el último proyecto puesto en marcha por Steve Jobs y construido por Norman Foster con un coste de 5.000 millones de Euros. En segundo lugar se cumplía el décimo aniversario del lanzamiento del iPhone y se esperaba, después de 10 años y 15 modelos, un anuncio que supusiera una auténtica revolución en la industria, tal como había ocurrido en el 2007.

Apple presentó seis nuevos productos: la nueva Serie 3 del Apple Watch, la versión 4 de watchOS, el sistema operativo de sus smartwatch, un Apple TV con calidad 4K y compatibilidad HDR, el iOS 11 para iPhone y iPad, los iPhone 8 y iPhone 8 Plus, la evolución generacional de línea de smartphones y finalmente el producto estrella, el iPhone X (iPhone Díez, no Equis), saltándose el número nueve en la nomenclatura del modelo por el hecho de la conmemoración del décimo aniversario del lanzamiento del iPhone original. Una maniobra interesante para ponerse por delante de los Galaxy S8 y Note 8 de Samsung.

No voy a analizar en detalle las características de los nuevos productos, prefiero detenerme en un detalle, que caracteriza a todos los productos Apple y que por supuesto está presente en los que se han presentado ayer. En mi opinión lo más destacado de ese detalle es que no se ve. Lo que desde siempre ha caracterizado a los productos de Apple, sobre el resto del mercado, es la experiencia de usuario. Esta experiencia de usuario se consigue con tecnología que en su concepción o en su implementación es invisible para el usuario. Cuando el uso de una tecnología es natural y simple, en su forma de utilizarla e interactuar con ella, la tecnología se hace invisible y la experiencia de usuario es completamente satisfactoria.

En el caso del Apple Watch, la nueva versión incluye la posibilidad de hacer y recibir llamadas desde el reloj de forma natural. Por lo visto en la presentación, no es necesario acercar el reloj a la cara para poder mantener una conversación, sino que es suficiente con hablar como si tuviéramos a la otra persona delante nuestro. Además de escuchar música desde el reloj también podremos interactuar con Siri sin necesidad de sacar el iPhone del bolsillo.

En el iPhone 8 y iPhone 8 Plus la mejora en las cámaras es notable. Cuentan con estabilización óptica para foto y video y un nuevo modo retrato con detección de profundidad mediante mapas tridimensionales.

El Face ID, la tecnología de reconocimiento facial incluida en el iPhone X es un claro ejemplo de la implementación invisible de la tecnología por parte de Apple. Para poder desbloquear la pantalla solo hay que mirar el teléfono y arrastrar la pantalla hacia arriba, es todo. La respuesta es tan rápida y la falta de un proceso de escaneo o verificación hacen que parezca que no hubiera ningún sistema de seguridad o protección.

El sistema de reconocimiento 3D puede distinguir entre nuestra cara y una foto. Utiliza dos sensores frontales, uno de ellos infrarrojo lo que le permite reconocer nuestra cara en situaciones con poca luz.

El nuevo chip A11 Bionic con 6 cores, que integra un nuevo procesador de señal de imagen, está basado en redes neuronales y aplicado al reconocimiento facial en el Face ID, aprenderá a mejorar el reconocimiento con el uso, cuanto más lo utilicemos mejor.

La carga inalámbrica Air Power es otro elemento que si bien no es innovador ni disruptivo, mejora y simplifica la experiencia de usuario. Tanto los iPhone 8, 8 Plus, X y el Apple Watch y los Air Pod podrán cargarse sin cables.

La realidad aumentada es otro elemento presente en los nuevos iPhone y demuestra el gran interés de la industria por una tecnología que se considera de gran importancia para aplicaciones de entretenimiento, educación e información en los próximos años. Según las palabras de Phil Schiller, vicepresidente de mercadotecnica de Apple -”Son los primeros iPhone creados para la realidad aumentada”. Las cámaras, tanto frontales como traseras, de los iPhone 8, 8 Plus y iPhone X están calibradas para realidad aumentada con nuevos giroscopios y acelerómetros más precisos y rápidos que los anteriores. la llegada del iOS 11 que incluye el ARKit traerá el software necesario para que las cámaras funcionen en realidad aumentada.

Podríamos entrar en el debate de si realmente Apple innova o simplemente copia y mejora la tecnología que ya está en el mercado y es aceptada por los usuarios. Algunas de novedades de Apple en la Keynote de ayer están en la calle, en productos de la competencia desde hace algunos meses. Sin embargo hay que reconocer que la forma en la que Apple implementa la tecnología dentro del ecosistema de sus productos es, en muchos casos, superior al resto de los fabricantes, y en ello marca la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *